El Músico Invisible #5 – Mellizos separados al nacer

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en El Músico Invisible #5 – Mellizos separados al nacer

el musico invisible #5 - 550px

Imaginemos el caso de dos mellizos que  son separados al nacer. Ambos deciden dedicarse a la música, pero toman caminos absolutamente distintos: uno de ellos elige aprender todas las reglas a través de métodos formales, y el otro se dedica a escuchar discos, copiando los sonidos, siempre rodeado de pares que también se la pasan haciendo música. ¿A cuál de los dos irías a escuchar? ¿Al que conoce todas las reglas pero nunca las aplicó, o al que dedicó toda su vida al acto creativo artístico?

(más…)

Leer más

El Músico Invisible #4 – Profesores y mentores

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en El Músico Invisible #4 – Profesores y mentores

550px

Imaginate que querés aprender holandés, y te planteás dos maneras distintas de hacerlo. Una manera es entrar a un instituto y aprender el idioma desde sus reglas. Otra manera es mañana mismo subirte a un avión, llegar a Holanda y estar inmerso en esa cultura hasta terminar aprendiendo el lenguaje. No es que haya que elegir una manera o la otra, por supuesto, pero el ejemplo puede resultarnos útil para pensar en las ventajas y desventajas de cada alternativa.

Entrar a un instituto y conocer el lenguaje por vías académicas es un camino ordenado y metódico, pero que probablemente te lleve a conocer las reglas antes que su aplicación concreta. Irte a Holanda sin saber una palabra del idioma será absolutamente caótico (¡y los primeros días no serán sencillos!), pero de a poco sucederá un proceso casi inconsciente a través del cual podrás expresarte cada vez mejor (como cuando aprendimos nuestra lengua materna). Vas a aprender el acento y el lunfardo pero, claro, probablemente termines hablando en forma desprolija. “Yo querer un ensalada” es una frase que resulta entendible, pero que claramente no proviene de un experto en el idioma.

(más…)

Leer más

El Músico Invisible #3 – Mascota de James Brown

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en El Músico Invisible #3 – Mascota de James Brown

musico invisible mayo - 550px

Tengo que hacerles una confesión. Cuando tenía 16 años, fui mascota de la banda de James Brown. Si, leyeron bien. Yo, Pedro Bellora, fui mascota de la que es –en mi opinión- una de las más grandes bandas en la historia de la música.

En ese entonces yo vivía en Bariloche y convencí a mis padres de viajar a Buenos Aires para asistir a un concierto del “Padrino del Soul”, el mítico músico James Brown. A través de una extraña cadena de eventos terminé logrando entrar al lugar en el que la banda cenaba después del concierto e, increíblemente, no solo me permitieron estar con ellos sino que me adoptaron durante los siguientes días. Me invitaron a todos los conciertos que dieron en su gira por Buenos Aires, compartiendo pruebas de sonido, comidas y mil anécdotas que recuerdo como si fuera ayer. Fueron días de mucho aprendizaje ¡en muchos sentidos!

(más…)

Leer más

El Músico Invisible #2 – Tratos con la mafia

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en El Músico Invisible #2 – Tratos con la mafia

Columna mensual acerca de la música, el arte y el hecho artístico. Aparece en la revista de Angostura VideoCable, llegando a una gran cantidad de hogares de la ciudad de Bariloche. Espero les resulte interesante!

la foto 1

TRATOS CON LA MAFIA
Los tratos con la mafia nunca resultan bien. Parecen buenos al comienzo, pero siempre terminan complicándose.

Viste cómo es… tenés un problema que parece ser gravísimo, y desde la oscura noche surge un personaje misterioso que ofrece una mágica solución. Sin pedir nada a cambio, simplemente ofrece quitarte el problema de encima. No te dice cómo es que va a solucionar esta cuestión pero, la verdad sea dicha, cuando uno está desesperado tampoco se preocupa por hacer mayores preguntas.

(más…)

Leer más

El Músico Invisible #1 – Introducción

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en El Músico Invisible #1 – Introducción

Comparto con ustedes la primera entrega de una nueva serie, llamada “El Músico Invisible”. Esta es una columna mensual que estará saliendo en la revista de Angostura VideoCable (gracias por el espacio!), que llega a muchísimos hogares acá en Bariloche.

Espero les resulte interesante!!
Un abrazo!

INTRODUCCIÓN
Una vez leí una historia que me pareció interesante. Vaya uno a saber si es cierta o no, pero, en fin, ¡no dejemos que la precisión histórica nos prive de una buena historia!

Dicen que antiguamente, en el norte de África, mientras alguien bailaba o interpretaba un instrumento, en ocasiones alguno de los presentes podía gritarle “¡Alá!”, en señal de admiración de ese hecho artístico que ocurría. Me refiero a “Alá” como quien dice “¡ahí está Dios!” al mirar un amanecer, como una manera de referirse a “aquella otra cuestión misteriosa” –no a la palabra “Dios” en la habitual connotación religiosa-. Parece que esta costumbre, cuando tiempo después llegó a España, se transformó en el “¡Olé!” que a veces se grita en el flamenco cuando ocurre uno de esos momentos mágicos. ¡Y quizás ese “Olé” después también se transformó en el “oh yeah” del jazz!

(más…)

Leer más

Segunda parte de entrevista en “Revista Ahora”

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en Segunda parte de entrevista en “Revista Ahora”

“Lo más importante de la música es lo que la música cuenta.”
(nota original en http://www.revistaahora.com.ar/entrevista-exclusiva/pedro-bellora-lo-mas-importante-de-la-musica-es-lo-que-la-musica-cuenta/)

foto

Cuando uno tiene la fortuna de cruzarse en la vida con alguien que dedica su vida a hacer lo que ama, ese momento, dalo por hecho, no pasa desapercibido. Se enciende una especie de luz interna, una alarma de buenas noticias. Se respira plenitud, solo puede sentirse abundancia. Son ocasiones en las que no se puede hacer mucho más que permanecer muy quieto, en silencio, dejándose envolver por una especie de halo misterioso. Y uno se deja maravillar siendo testigo de ese éxtasis que significa la expresión del espíritu. Porque eso es precisamente lo que está haciendo alguien que hace lo que ama: deja que el alma hable, que el alma cuente.

Algo así es lo que logra Pedro Bellora a través de su música. Él y su inseparable guitarra establecen una comunión mágica y verdadera. Resultado de la suma de una pila inmensa de horas de estudio, sí. Aunque se intuye también que aquello puede deberse a ese “algo más” que tienen algunos artistas. A Pedro Bellora le brillan los ojos, la sonrisa y la música. Y ese brillo ilumina, enciende.

Esta es la segunda parte de la charla que tuvimos con él. En la primera parte Pedro nos introdujo en el jazz y en la forma en la que él percibe este mundo artístico. Aquí conversamos sobre los músicos que a Pedro le inspiran, su disco “Sin Palabras” y el mensaje que transmite la música más allá de lo netamente musical.

Para seguir leyendo:
http://www.revistaahora.com.ar/entrevista-exclusiva/pedro-bellora-lo-mas-importante-de-la-musica-es-lo-que-la-musica-cuenta/

Leer más

Entrevista en “Revista Ahora”

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en Entrevista en “Revista Ahora”

http://www.revistaahora.com.ar/entrevista-exclusiva/pedro-bellora-el-jazz-es-una-actitud/

Muchísimas gracias a “Revista Ahora” por esta entrevista, que espero les resulte interesante.
Un abrazo!

LEER NOTA COMPLETA EN:
http://www.revistaahora.com.ar/entrevista-exclusiva/pedro-bellora-el-jazz-es-una-actitud/

Leer más

“Palabras de un Jazzero”

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en “Palabras de un Jazzero”

Buenas!
Me hicieron una nota en el diario Bariloche2000 que me gustaría compartir con ustedes. Espero les resulte de interés; un abrazo!

Estudioso, amante de lo simple y un maestro para muchos. Hombre que de chico alguna vez fue introvertido pero que gracias a los textos que estudiaba minuciosamente de Les Luthiers sorprendía a sus amigos en los recreos de la escuela. Hoy, con esa timidez escondida, Pedro se desvela por compartir su música.

Licenciado en Sistemas pero sobre todo guitarrista de Jazz. Se afianzó hace tiempo en un camino por donde desde hace poco la industria de la música comienza a andar: la relación horizontal con su público a través de las redes sociales. Cualquiera a través de la Web puede descargar –en forma gratuita- sus discos, hacerle preguntas que contestará a la brevedad, y leer las imperdibles anécdotas que tiene con talentosos músicos de jazz como Jim Hall o Ed Bickert.

 

852ad683550e9c2b02a34d473c5b6d28d2b72cdc

Siempre sonriente y agradecido, con ojos transparentes que compiten con su personalidad.
“Llevo la guitarra como si fuera una cartera”, dice Pedro antes de instalarse en una mesa en Mamuschka. Es una guitarra eléctrica “Suhr” –nueva- que mira y muestra con admiración. Tiene un color “vintage yellow”, copiando el tono de una guitarra de hace cincuenta años. Y no podía ser otra para un músico que desde chico admira a esos “viejos” jazzeros que escuchaba en casete en su casa del barrio Melipal.

¿Por qué el jazz?
Extrañamente era lo que escuchaba de chico.  Generalmente los guitarristas vienen más del rock y terminan tocando jazz. Mi abuelo, el padre de mi padre, era fanático del jazz y hacía back ups de sus vinilos en casetes. Cuando falleció, mi padre heredó esos casetes así que era lo que había en casa. En un Bariloche que no había tele, esos casetes eran una fuente de entretenimiento ¡más que la PlayStation!

¿Siempre te gustó la música?
De chico me inclinaba por las ciencias y me gustaba mucho la matemática. En la música descubrí algo que tenía un montón de cuestiones: lo científico, eso de descubrir, de armar rompecabezas, y también esta cuestión social que me permitía relacionarme con gente.

¿Disfrutas del show, de lo que se genera arriba del escenario?
Sí, se trata de eso. Lo que me parece increíble es ese momento irrepetible en el que estás en contacto con alguien, ese contacto real de persona a persona que me pasa en las clínicas en las clases y en los conciertos, de distintos modos, pero sucede.

Pedro nació en Buenos Aires. A los siete años llegó a vivir a Bariloche junto a sus padres. Su pasión por poner en práctica lo que escuchaba en los casetes de su abuelo comenzó a tomar forma ingresando al colegio secundario cuando empezó a tomar clases en el Colegio Siglo XXI con Alejandro Fernández Aranda. Ahí alucinó con la guitarra. A los 14 años participó de jam sessions en el Camping Musical con reconocidos músicos locales que lo dejaban integrarse en la banda como uno más.  Su primera banda fue “La gran siete”, integrada Alberto Dartiguelongue –trombón-, “Kacho” Rodriguez Jurado –clarinete-, Ronald Varela –contrabajo- y Guillermo Lanzelotti –trompeta-.

Siempre se rodeó de “grosos”, de músicos que lo inspiraran y de los cuales pudiera aprender, no sólo de música, sino también de formas de vida. Buscó hasta encontrar sus ídolos, y los encontró. Tomó clases vía Skype con quien quiso y adoptó esa metodología para enseñar a otros músicos que inquietos como él, viven y tocan en distintas partes del mundo.
Está la vieja frase cliché: “Mientras uno menos espera a cambio, más obtiene a cambio”. Es salvajemente cierto. Y en mi caso ha superado todas mis expectativas.

Sos un fanático de las redes sociales: una web actualizada, Facebook, canal de Youtube, clases por Skype…
Es lo fantástico de este momento. La virtualidad nos permite no estar atado físicamente uno del otro y estar en contacto con gente que quizás uno no podría estar.

¿Por qué pones a disposición en la web tus discos para descarga gratuita?
Es medio cursi lo que voy a decir pero lo hago porque lo quiero compartir. A mí me divierte lo que hago y es lindo poder compartirlo con gente que le gusta.

Está bien, pero ¿no te afecta tu economía?
Está la vieja frase cliché: “Mientras uno menos espera a cambio, más obtiene a cambio”. Es salvajemente cierto. Y en mi caso ha superado todas mis expectativas. Yo me puse a hacer material y publicarlo gratuitamente en internet por las ganas de hacerlo y de ahí empezaron a salir un montón de contactos y uno empieza a hacerse conocido en este ambiente. Esto me permite asentar mi carrera por fuera del circuito habitual. A veces pareciera que el camino para la carrera de un músico es estar en las grandes ciudades –Buenos Aires, Nueva York, Barcelona-. Hoy estamos hablando de un cambio de paradigma en la industria de la música donde en este momento hay varios paradigmas posibles que claramente están yendo más hacia este lado. Está buenísimo porque se transforma más en lo que es tocar en vivo. Hasta hace no mucho tiempo para las bandas era más redituable encerrarse en un estudio y sacar un disco tras otro que salir a hacer giras. Hoy en día el disco es “una tarjeta de negocios bonificada”, es una carta de presentación que pone la rueda en movimiento. Por otro lado, los estilos acústicos no llevan mucho tiempo de grabación y no es tan caro hacerlo. Los grandes discos de jazz se han grabado en un día porque es lo que sucede en vivo.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de dar clases por Skype?
Es un medio distinto. Ciertamente tiene la desventaja de que no estás al lado de la persona pero el perfil del que toma estas clases es el de un músico muy avanzado, ya profesionales que se dedican a esto. Por lo tanto, no hay que hablar demasiado de lo técnico-mecánico. Es gente que toca tres veces por semana en vivo entonces quizás son preguntas más específicas y hasta más filosóficas.

¿Cómo te gusta que te cataloguen: guitarrista o guitarrista de jazz?
Creo que guitarrista de jazz es más apropiado como descripción en cuanto a la actitud. Lo que pasa es que ahí te ponés a hablar de qué es el jazz. Hay una frase de Pat Methany que dice que el jazz no es un tipo de música sino que una manera de hacer música. El último disco de Miles Davis  fue de hip hop y es de un jazzero haciendo hip hop. Uno puede ser jazzero de cualquier modo. Piazzola por ejemplo tenía una actitud súper jazzera.

Y vos tenés a Marley y a los Beatles en tu último disco “Sin Palabras”
Sí, la música es música. En este disco la idea era poder hacer un tratamiento jazzero, propio, de canciones que me gustan. A mí me gusta mucho el jazz de canciones. A veces el jazz es la música rara, críptica, intelectual. Pero el jazz no es muy distinto a los boleros, con otro ritmo.

¿Hay algo que no tocarías?
No, de hecho cada vez entiendo menos qué significan las palabras jazz o rock. Hoy  en día somos todos hijos de todo. Quizás hace cincuenta años alguien que era de Edimburgo sólo escuchaba a los músicos de Edimburgo y nunca iba a escuchar a alguien de un pueblito a treinta kilómetros. Hoy en día, cualquier nene escucha música en la radio de todos lados.

¿Sos obsesivo con tu trabajo?
La obsesión es una energía muy negativa que muchas veces es celebrada. Si alguien te dice: “Estuve estudiando quince horas seguidas”, le contestan: “Qué groso”. Nadie te va a decir “Loco, no estás viviendo”. Así que yo hago lo máximo posible por ser lo menos obsesivo, he tenido problemas de perderme cosas. A veces el obsesionarse es cerrarse y no querer ver.
mamuschka

Tenés contacto con grandes músicos de jazz que admirás ¿Cómo hiciste?
Los busqué y los contacté. Lo que quiero es estar cerca de esta gente que admiro sus resultados y admiro la persona que hay detrás. Creo que hay  una manera de aprender académica y otra de aprender desde el oficio. A mí me encanta esta última manera, aunque estudié en una escuela, una cosa no quita la otra. Para mi es importante la transmisión oral y estar en contacto con esa persona. Hay una frase que me encanta que dice: “Ninguna cosa importante puede ser enseñada pero toda cosa importante puede ser mostrada”. En un punto me parece que no se puede enseñar a tocar.

Contame tu teoría de “La esperanza de los no talentosos”
El único verdadero talento es las ganas de tocar. El talento se desarrolla. Muchas veces se celebra el don natural pero es una cosa muy engañosa porque definitivamente existen aptitudes naturales, pero existen en un par de áreas, y uno necesita como 600. Quizás tenés la suerte de que tres son buenas pero te faltan 597. Y las tenés que laburar.
Uno no la pasa mejor por tocar mejor. Estás a tiempo para disfrutar ahora mismo. En definitiva es las ganas de ponerse las pilas y disfrutar.

Sos moderador de Musiquiatra, el foro más grande de música habla hispana. ¿Qué disfrutás de eso?
Ahí me encuentro con gente que comparte la patología

¿Cómo te diagnosticás?
Como un nerd de la música.

Inalcanzable por su conocimiento y accesible por su disponibilidad. Con la guitarra al hombro y la paz que admite le dio Bariloche, Pedro seguirá recorriendo aquellos caminos que lo llevarán al público que disfruta tanto de la música como él.

Autora: Vivian Mathis

Leer más

Disco “Sin Palabras”, para descarga gratuita!

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en Disco “Sin Palabras”, para descarga gratuita!

Señoras y señores,
con una importante dosis de emoción paso a comunicarles que mi nuevo disco, grabado a mediados de Enero del 2015, ya está disponible para descarga gratuita. Estoy muy contento con “SIN PALABRAS“, y espero disfruten de estos siete temas. Es realmente una alegría compartirlo con ustedes. Un abrazo!

ImprimirPueden descargarlo haciendo click acá!

Leer más

Videos Pedro-Mendados! #4 – Curando a un público sin swing

Leer artículo completo  | Comentarios desactivados en Videos Pedro-Mendados! #4 – Curando a un público sin swing

Viste cómo es… estás tratando que el tema tenga swing y el público se pone a aplaudir en el tiempo 1 y 3. “Grrr..” decís por dentro, y te preguntás cómo podrías hacer para que aplaudan en 2 y 4 (como “corresponde” en esto del jazz). Pues bien, Harry Connick Jr tiene la solución, con un simpático compás irregular en el minuto 0:40 de este video! Y, viendo sus brazos en alto, el baterista parece estar contento con el cambio (en 0:43)!

https://www.youtube.com/watch?v=yD3iaURppQw

Espero les resulte interesante!
Un abrazo.

“Videos Pedro-Mendados” es traído a usted por Pedro Bellora, en un esfuerzo de no solo compartir videos hechos por él mismo… y, en el proceso, compartir pequeños hallazgos -y observaciones- de ese inagotable manantial de enseñanzas llamado youTube.

 

Leer más